Aquel cantor de tangos y “chico de los mandados”

abril 21, 2014 | por Redacción Voces del Salado
Aquel cantor de tangos y “chico de los mandados”
Voces
1

Con una vida rica y apasionada, el hombre se destacó por sus dotes vocales de la música porteña. Trabajaba en obras en construcción haciendo diligencias. Hasta practicó disciplinas atléticas y lúdicas.

Voces del Salado
Agencia Santo Tomé
santotome@ellitoral.com

En una época en la que en Santo Tomé aún se respiraba aire de pueblo, comenzó a hacerse sentir la voz tanguera que sería la marca registrada de uno de los personajes más queridos de la ciudad. Esa voz era de Américo Mario Ramón “Coco” Bisso, quien hoy, cerca de cumplir 80 años, todavía se da el gusto de desplegar sus fraseos tangueros toda vez que puede.

Es santotomesino de ley, aunque el hombre lleva en su descendencia raíces italianas. Nació el 6 de septiembre de 1934 y aún guarda registros emotivos de su infancia: “De chico hacía de todo: jugaba a la pelota, corría todo el día y hasta hacía mandados en bicicleta para la gente”, recordó “Coco” a Voces del Salado. “Disfrutábamos de cada cosa que podíamos hacer. Íbamos al cine, a los corsos, nos divertíamos con las fiestas de aquel momento”. Era el tiempo en que Santo Tomé tenía sólo 4 ó 5 mil habitantes.

En el inicio de su vida laboral, Bisso comenzó a trabajar primero como “chico de los mandados”, realizando diversas tareas en construcciones que se levantaban en aquel entonces. Luego trabajó en la empresa Fiat varios años, hasta que logró ingresar como empleado a la Municipalidad de Santo Tomé. Allí trabajó hasta que se jubiló.

Pasión tanguera
Pero hay que volver a sus primeros años de la escuela primaria cuando “Coco” descubre su verdadera pasión, que lo distinguiría para siempre: el canto. Actual miembro del Santo Tomé Tango Club y fiel custodio del género musical en la ciudad, Bisso confesó su amor por el tango en la Escuela Nº 15 Juan de Garay. “Mis amigos me escuchaban siempre y cada vez que podían me alentaban para que cantara”, rememora.

Esa incipiente fama local que se consolidó con el paso de los años tuvo un punto de inflexión cuando la familia Chemes, vinculada a la vida de este personaje santotomesino, le puso un nombre artístico: Mario Ramos. “Muchos me pedían que cante llamándome con este seudónimo; entonces, cada oportunidad que podía yo lo hacía para darle el gusto a los muchachos, para que se rían un poco y pasen un buen momento”, recuerda Bisso con una sonrisa.

Coco, el memorioso
Otras de las particularidades de “Coco” Bisso es su memoria. Desde pequeño se caracterizó por retener números telefónicos, patentes de autos y hasta dígitos de casas en construcción, lo que le permitía distinguir cada una de las cien edificaciones donde hacía mandados.

“Me enorgullece esta capacidad que tengo, porque creo que es algo que siempre me va a identificar. Me siento satisfecho con la vida que llevé, porque hice de todo, tuve trabajos lindos y disfruté mucho mi juventud mientras cantaba; luego pude casarme y hoy tengo una hija de 32 años, una nieta y dos bisnietos”, cuenta orgulloso. “No me queda nada pendiente por hacer: estoy conforme con todo lo que hice”.

Ajedrez, la otra pasión
Otra de las aficiones que tenía “Coco” Bisso cuando joven fue el ajedrez. “Incluso estoy seguro de que hice historia en Santo Tomé, siendo el mejor jugador de la ciudad en aquella época”, dice orgulloso. “Recuerdo que quedé tercero en un torneo donde habían participado alrededor de 40 personas de toda la zona”.

Una vida activa, lo fundamental
Más allá de la música, la vida de Américo Bisso se caracterizó por ser muy activa, con una gran participación social. Practicó diversas disciplinas atléticas, como salto en largo y salto con garrocha, a la vez que participó en la fundación del histórico Atenas Club, cuando la institución deportiva nacía en la intersección de calles Iriondo y Sarmiento, de la mano de Juan José Antonio Ferrero (el gran “Tesoro”), a quien ayudaba mucho en distintas tareas.

Un comentario

  1. Mirtha dice:

    grande Coco, un feliz cumple, . Sos el embajador de la musica tanguera en Santo Tome. Te recuerdo siempre con mucho cariño. Tu prima Mirth

Deja un comentario