Industrias y comercios encienden el motor de crecimiento en la región

abril 21, 2014 | por Redacción Voces del Salado
Industrias y comercios encienden el motor de crecimiento en la región
Informe central
3

Sólo en jurisdicción de Santo Tomé, hay 185 industrias radicadas y más de 1.500 comercios, la mayoría en las principales avenidas. Se suman las 62 firmas que están en el Parque Industrial de Sauce Viejo.

Lía Masjoan
lmasjoan@ellitoral.com

Avenidas repletas de comercios, como la 7 de Marzo y Luján; rutas de acceso con algunas fábricas y depósitos de logística, como la 19 y la 11; y un parque industrial que en la última década experimentó un crecimiento exponencial, constituyen el punto fuerte de la economía regional de Santo Tomé y Sauce Viejo, que repercute directamente en las arcas municipales y comunales.

Sólo en Santo Tomé hay 185 industrias habilitadas, según los registros que difundió el propio municipio. Muchas de ellas se dedican al rubro metalmecánico, alimentario y químico; pero también hay madereras, fábricas de herramientas, aberturas y repuestos, y establecimientos avícolas y apícolas, entre otros tantos.
José Luis Oberlin, director de Producción, comentó que la expansión que el sector industrial está experimentando en la ciudad, en especial a la vera de la Ruta 19, “fue favorecido por la incidencia de políticas macroeconómicas”, pero fundamentalmente “por la ubicación estratégica que tiene Santo Tomé, al ser eje del Corredor Bioceánico” y contar con una rápida conexión con el aeropuerto, el Puerto de Santa Fe, el acceso por autopista hacia Rosario y Buenos Aires y por la autovía a Córdoba. Estos factores han contribuido a la radicación y crecimiento de empresas en la localidad, además de algunas medidas de promoción industrial a nivel provincial, con beneficios impositivos, y municipal, con reducciones o exenciones de tasas.

La infraestructura de servicios es “buena” a lo largo de las rutas, remarcó Oberlin: “Hay energía eléctrica, gas domiciliario e industrial, agua corriente, sistema de desagües, infraestructura vial, servicios financieros y transporte”.

Parque Industrial
A esta pujante actividad fabril, se suma el crecimiento exponencial que en la última década experimentó el Parque Industrial de Sauce Viejo. Hace 10 años, había apenas 5 firmas; en la actualidad hay 62, algunas todavía en proceso de radicación. Esto incrementó la cantidad de trabajadores que a diario ingresan a las plantas que allí funcionan: en 2003 eran 120; hoy son 2.500. Además, se estima un trabajo indirecto de otras 700 personas.

La mitad son industrias dedicadas a los rubros metalmecánica y alimentario, pero también hay plantas manufactureras, químicas, de insumos agrícolas y gráficas, como la planta impresora AGL, donde se imprime El Litoral. Muchas de ellas tienen alta participación de ventas en el mercado de exportación, aunque no hay cifras generales, ya que son privativas de cada empresa.

Amadeo Formisano, presidente de la Asociación Civil del Parque Industrial Sauce Viejo, destacó que en los últimos cinco años, la inversión privada superó los 50 millones de dólares y estuvo destinada, preferentemente, a la ampliación de sus propias plantas. De todos modos, destacó que “la más importante es la que hizo el gobierno nacional a través de Enarsa, con una primera etapa de extensión; y hoy está ejecutando la segunda parte de la obra con un presupuesto inicial estimado del orden de los 1.200 millones de pesos”.

En la actualidad, la capacidad del parque está casi colmada. Existen algunas parcelas que están en proceso de reventa, por no haber cumplimentado en tiempo y forma los proyectos ejecutivos. “Pero no son más de 6”, aclaró Formisano.

Respecto a la infraestructura de servicios, el suministro eléctrico es “muy bueno y las industrias no tienen restricciones en cuanto a la demanda”, ya que cuenta con una subestación transformadora que se alimenta directamente de la Usina Brigadier General López. Sí hay algunos inconvenientes para la provisión de gas, ya que cada industria debe realizar las inversiones del ducto, salvo en algunos casos donde existe un troncal al cual puede acceder. Respecto del agua potable, esperan con ansias la puesta en marcha de la planta potabilizadora de Desvío Arijón, en plena construcción.

Boom comercial
Las principales avenidas de Santo Tomé, como la 7 de Marzo y Luján, han ido cambiando su fisonomía en los últimos años. Poco a poco, las viviendas familiares transformaron sus fachadas, priorizando grandes vidrieras, para alojar comercios. Este fenómeno ya comenzó a desbordar a otras arterias como Av. Candioti y las calles Alberdi, Sarmiento, Hipólito Yrigoyen y 25 de Mayo.

Según lo datos de la Municipalidad, son 1.589 los comercios habilitados, a lo que hay que sumar 1.631 firmas dedicadas a servicios, que también tributan en el municipio a través del Derecho de Registro e Inspección.

El boom comenzó en 2012, cuando la cantidad de comercios habilitados se triplicó respecto al año anterior: se registraron 278 en 2011 y 669 en 2012. La tendencia siguió en 2013, con 590 comercios nuevos. En lo que va de este año, ya abrieron sus puertas 121 negocios.

Los rubros son variados y la oferta es amplia: desde indumentaria y zapaterías, hasta jugueterías y joyerías; concesionarias de autos y motos, veterinarias, artículos regionales, varias farmacias y casas de electrodomésticos. Esta irrupción de locales facilitó las compras de los santotomesinos que ya no tienen que trasladarse a la capital provincial.

Al Centro Regional del Comercio de esa ciudad están adheridos unos 500 comercios, cuando hace tres años tenían 270 socios. “Esto es porque tenemos una campaña de socios continua, además de que el comercio en la ciudad crece día a día”, aseguró Marcelo Baretta, presidente del Centro Comercial.
“Tenemos la avenida 7 de Marzo muy cargada de negocios donde casi no se encuentran casas de familias. Y Luján también se está poniendo muy comercial. Hay muchas casas de deportes y zapaterías importantes de Santa Fe que han puesto sucursales aquí, lo que demuestra que Santo Tomé es una plaza atractiva para algunas empresas que abren, incluso, hasta dos bocas de expendio”, analizó Baretta.

Otro fenómeno que empiezan a notar es la llegada de clientes santafesinos: “En los sorteos que organizamos con quienes compran para fechas especiales como Día de la Madre o las fiestas de diciembre, empezamos a tener muchos ganadores de la ciudad de Santa Fe que cruzan el puente para comprar acá”, comentó.

Proyectos en el Parque Industrial.

En forma conjunta con el Ministerio de la Producción de la provincia y la Unión Industrial de Santa Fe, el Parque Industrial Sauce Viejo, aspira a cumplir una gran meta: reconvertir el predio de la ex Fiat, ubicado a escasos kilómetros, a fin de posibilitar la radicación de nuevos emprendimientos industriales. Esto posibilitaría transformar en productivas 42 hectáreas. Hoy en el parque quedan apenas seis parcelas disponibles.

Además, pretenden abrir un bar-restaurante; contar con servicio médico, dispensario y ambulancia; una unidad de bomberos, un minibanco y una ferretería industrial.

El año pasado se inauguraron dos edificios importantes: un salón de usos múltiples con un auditorio equipado y capacidad para 100 asistentes, sala de reuniones y gerencia; y el Instituto de Formación y Capacitación Profesional y Laboral Manuel Belgrano.

 

3 Comentarios

  1. Ramiro Zapata dice:

    Felicitaciones Voces por la interesante propuesta

  2. Melody Ferraro dice:

    Muy buena información!!! Cuáles son concretamente las exenciones impositivas que gozan las empresas radicadas en el parque?

Deja un comentario