Renacer, después de la pérdida de un ser querido

mayo 26, 2014 | por Redacción Voces del Salado
Renacer, después de la pérdida de un ser querido
Informe central
0

TEXTO: Renacer es un grupo de ayuda mutua para padres con hijos fallecidos. Uno de sus principales objetivos es brindar contención, ante la crisis existencial severa y  la desesperanza que provoca la pérdida de un ser querido. En dicho contexto, sus miembros procuran que los afectados aprendan que a partir del sufrimiento se valora más aún la vida y los orientan hacia un camino de mayor humanización, a través de la enseñanza de herramientas que permiten sobrellevar el dolor diario (entre ellas la logoterapia, filosofía de superación descripta en nota relacionada).

Si bien el grupo funciona en la ciudad de Santa Fe -desde hace unos veintiún años-, numerosas personas de Santo Tomé que sufrieron pérdidas familiares asisten periódicamente a las reuniones de la entidad. Una de ellas es Alicia Toniatto, quien desde hace una década participa de los encuentros de Renacer, a raíz del duro golpe que le dio la vida. «Perdí a mi hijo Cristian a causa de una larga enfermedad; inmediatamente traté de encontrar ayuda, porque estaba desorientada», recuerda Alicia sobre el inicio de su lucha de superación. «Fue algo muy fuerte, porque lo primero que recibí al llegar fueron abrazos de contención y palabras de aliento», agregó.

Afrontar el desaliento

La primera persona que me cobijó fue Raquel Manzotti, mamá que me orientó en esta crisis existencial profunda», rememoró Alicia sobre aquel momento tan especial, en el que sus nuevos compañeros le abrieron sus brazos para que pueda encontrar «las respuestas a esas preguntas sin respuestas, las que uno se hace cuando le suceden estas cosas». Justamente, Raquel, la persona nombrada por Alicia,  es oriunda de San Carlos Centro y desde hace alrededor de quince años participa de Renacer. Su llegada al grupo se dio por la partida de dos hijos, Juan Pablo (antes de nacer) y Nanci, quien falleció de leucemia. «Antes de entrar,  alguien me preguntó si sabía dónde me estaba metiendo y yo le contesté que en ningún lado que no me interesara», recordó Raquel, quien también se preocupó en asegurar que había empezado a buscar ayuda porque su familia «se venía abajo». «Todos los abrazos que me dieron y la sensación que me causó el hecho de compartir situaciones similares con la gente del grupo, me hicieron entender que estaba en el lugar indicado», aclaró.

En relación al resultado conseguido, tanto Toniatto como Manzotti explicaron: «Le dimos un sentido al sufrimiento e hicimos trascender el dolor, aunque nuestras pérdidas nunca pudieron ser olvidadas». «Lo que sí aprendimos es a alcanzar la paz interior», remarcaron, luego de entender que sus hijos simplemente no están en su forma física, pero sí en los recuerdos felices. «Hay que enfrentarse a la pérdida con su correspondiente duelo, y lo que logra Renacer es hacer que ese sufrimiento sea más corto», detallaron las madres, quienes –además- aseguraron que gracias a estos pasos resignificaron sus vidas. «Superar la pérdida depende de cada uno y no se puede obligar a hacerlo», concluyeron Alicia y Raquel

 

Logoterapia y superación

La metodología de trabajo del grupo Renacer se fundamenta en los aspectos filosóficos y antropológicos de la denominada logoterapia, teoría de Víctor Frankl. El neurólogo y psiquiatra austríaco sobrevivió desde 1942 hasta 1945 en diversos campos de concentración nazis –entre ellos Auschwitz y Dachau-, donde perdió a toda su familia. A partir de esa experiencia, Frankl escribió el libro “El hombre en busca de sentido”, donde describe su vida de prisionero con fundamentos profesionales. En dicha obra, el autor expone que, incluso en las condiciones más extremas de deshumanización y sufrimiento, el hombre puede encontrar una razón para vivir, basada en su dimensión espiritual.

En las teorías del nombrado filósofo, Renacer encontró los fundamentos de su terapia, lo que posibilita aportarles recursos a las personas afectadas para darle un sentido al dolor y a la vida. «Aprendemos a enfrentarnos a esto que nos pasó, porque cuando nos toca una tragedia como esta, queremos meternos en la cama y dejarnos morir», señaló Alicia Toniatto. «Eso nos permite combatir la situación  de dolor como primer objetivo; después aprendemos a convivir con ella, para superarnos todos los días y lograr una vida normal», reafirmó Raquel Manzotti dichos conceptos.

 

Contactos

Los grupos Renacer se encuentran en la gran mayoría de las provincias argentinas y también en Chile, Paraguay, Venezuela, Colombia, México, Uruguay, Bolivia y España. En la ciudad de Santa Fe, por ejemplo, las reuniones tienen lugar en las instalaciones de la Federación de Cooperadoras Escolares (Hipólito Irigoyen 2440), el primer y tercer sábado de cada mes, a partir de las 17.30.  Para mayor información, comunicarse a los teléfonos 4520190 y 156-117874, o bien por vía Internet a www.gruporenacer.wordpress.com

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *