Estancia Colastiné, un monumento histórico olvidado

noviembre 24, 2014 | por Redacción Voces del Salado
Estancia Colastiné, un monumento histórico olvidado
Informe central
2

El lugar donde habitó el Brigadier Estanislao López hoy se encuentra totalmente destruido. A pesar de las gestiones realizadas por los vecinos del pueblo y por distintos gobiernos provinciales, desde 1999 a la fecha, la anhelada expropiación no se consigue y la recuperación como monumento histórico se dificulta.

 

 

Fiel a la costumbre que tiene este medio de reflejar el patrimonio histórico de la zona, en esta oportunidad el equipo periodístico de Voces del Salado llegó hasta Arocena. Una vez allí, pasando la zona urbana, se tomó el camino central este, que conduce al barrio Comipini, situado a la vera de la laguna Corondá. En su ingreso, yendo unas cuantas cuadras en dirección al referido espejo de agua, se llega a la denominada Estancia Colastiné, o “del Brigadier”, como se la conoce popularmente, porque ahí vivió durante algunos años quien fuera gobernador de Santa Fe entre los años 1818 y 1838, don Estanislao López.

 
En este punto estratégico, que supo ser un lugar de indiscutido protagonismo en el siglo XIX –en tiempos de reyertas entre federales y unitarios-, ahora se observan solamente ruinas, escombros y destrucción. En lo que fue una luminosa estancia, ahora sobresalen dependencias y paredes desbordadas por el deterioro material, así como por el crecimiento de una tupida maleza, que fue imponiéndose a medida que ganaron espacio el desinterés y el abandono.

 
Gestiones que no cesan

 
El lugar fue declarado Monumento Histórico Provincial en el año 1999, pero al no producirse la expropiación del predio, el gobierno de la provincia de Santa Fe no pudo avanzar sobre la idea de recuperarlo como patrimonio cultural de los santafesinos. Muy a pesar, incluso, de la lucha encarada por vecinos de Arocena que quiere que se logre dicho objetivo. Justamente, Silvia García, una de los referentes de ese grupo de arocenenses, dialogó con Voces del Salado para brindar detalles de la iniciativa. «Nosotros impulsamos la recuperación de esta antigua estancia rural, con el objetivo de que forme parte del casco histórico regional y la intención de salvaguardar tanto el patrimonio cultural como natural que marca nuestra identidad como pueblo», explicó Silvia.

 
«En 1998, un grupo de vecinos tomamos consciencia de la importancia de revalorizar la estancia como patrimonio propio, por lo que comenzamos con las gestiones para que, en primera instancia, logremos –al menos- declararlo como patrimonio provincial; así lo conseguimos un año más tarde», recordó después, sin dejar de mostrar los documentos que avalan los trámites realizados en el marco de esta propuesta, así como recortes periodísticos referidos a la historia de este espacio. «A pesar de nuestro esfuerzo en continuar con las gestiones para que el lugar se expropie y se recupere, hoy este sitio está en manos privadas que no facilitaron las tratativas de la provincia, por lo que el mismo se fue deteriorando a tal punto de quedar como está, destruido», concluyó.

 

Hechos relevantes

 
En los alrededores de la estancia Colastiné se sucedieron hechos históricos significativos, como fue la derrota del caudillo entrerriano Francisco “Pancho” Ramírez en 1821, cuando intentó pasar por esta provincia para atacar Buenos Aires. Por el denominado Camino Real, como se lo conocía al importante sendero donde se ubica el ingreso a la casona, también marcharon los ejércitos porteños que invadieron Santa Fe en diversas ocasiones. Asimismo, sobre el arroyo Colastiné, en 1842 tuvo lugar el combate protagonizado por el general oriental Manuel Oribe y las fuerzas santafesinas que defendieron la provincia de una invasión ordenada por el entonces gobernador de Buenos Aires, Juan Manuel de Rosas.

 

 

Una arquitectura que rescata una época

 

 

De a acuerdo a las fuentes consultadas, la Estancia Colastiné no registra una fecha exacta de construcción, aunque por sus características arquitectónicas coloniales “italianizantes”, algunos historiadores deducen que fue concretada a mediados del siglo XIX. La edificación fue levantada en las tierras compradas por el Brigadier General Estanislao López a Nicolás Osuna, en 1832, las que se ubicaban en el paraje rural conocido como Colastiné, hoy Arocena. Al llegar a este lugar, puede apreciarse una tranquera típica de la época, la que abre paso al paisaje autóctono que ofrece su ingreso, con una vegetación que, según lo remarcan los propios vecinos, durante las distintas estaciones del año ofrece una tonalidad distinta.

 
Antiguamente existía en el lugar un camino bien marcado, de unos cien metros de distancia, que servía para arribar hasta el caso del edificio. Hoy, en cambio, para acercarse hasta la casona, el recorrido se dificulta por la presencia de un frondoso monte, el que se formó producto de la falta de mantenimiento del terreno. En cuanto al edificio propiamente dicho, su construcción respondía a las necesidades de la época. Su fachada contaba con una puerta de rejas de escasa altura, la que fue sustraída tiempo atrás; estaba sostenida por dos pilares que fueron levantados por alguno de los propietarios posteriores a Estanislao López, los que a su vez eran complementados con balaustres y macetones. Su planta está dispuesta en forma de herradura, cuyas estructuras laterales presentan dos importantes entradas exactamente iguales, con la única diferencia de que la del lado oeste es rematada por un baño en el fondo.

 

 

Edificación importante

 
Esos cuerpos laterales están orientados hacia el norte: el del extremo este si bien está totalmente deteriorado, aún se mantiene en pie; mientras que del ala oeste sólo se aprecian los escombros que alguna vez le dieron forma a las habitaciones que se encontraban allí. La casa, que está basada en una estructura colonial muy marcada, también cuenta con un patio central bien distintivo y una pérgola de hierro. Se trataba de una vivienda caracterizada por poseer anchos muros, construidos con ladrillos de adobe y revocados con un material que se desgrana fácilmente, al parecer por el gran porcentaje de arena que posee.

 
La casona, además, cuenta con un sótano provisto de tres túneles, los que fueron diseñados para escapar por si la propiedad era atacada. Uno de ellos se dirige hacia el norte, otro al sureste, hacia el antiguo Camino Real, y el restante conduce hacia la costa. El casco tuvo una larga vida útil, incluso con diversos propietarios, entre ellos la familia Ledesma Arocena, muy vinculada a los orígenes del pueblo, quienes produjeron intervenciones en su estructura; la cubierta de tejas francesas, por ejemplo, corresponde a una época posterior a la de López, lo mismo que los arcos con molduras. De las diversas propiedades rurales que tuvo el gobernador, la Estancia Colastiné fue una de las que más utilizó, especialmente en los últimos años de su vida.

Patio interno. Tal como caracterizaba a las construcciones coloniales del siglo XIX, la Estancia Colastiné contaba con este atractivo sector central, con su correspondiente parra, la que recorría los caños de hierro de la pérgola, para brindar sombra y frescura. Hoy el lugar refleja una imagen lúgubre.

Patio interno. Tal como caracterizaba a las construcciones coloniales del siglo XIX, la Estancia Colastiné contaba con este atractivo sector central, con su correspondiente parra, la que recorría los caños de hierro de la pérgola, para brindar sombra y frescura. Hoy el lugar refleja una imagen lúgubre.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ala este. Esta parte de la casona aún subsiste, con signos y elementos de lo que fueron las salas de estar y de reuniones, donde el Brigadier recibía a sus invitados. Allí, también planificaba sus movimientos militares y políticos. Todavía se perciben ventanales, puertas y hasta un hogar a leña.

Ala este. Esta parte de la casona aún subsiste, con signos y elementos de lo que fueron las salas de estar y de reuniones, donde el Brigadier recibía a sus invitados. Allí, también planificaba sus movimientos militares y políticos. Todavía se perciben ventanales, puertas y hasta un hogar a leña.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El comedor. Era una de las dependencias más distintivas de la casa y estaba situado en el sector medio sur de la edificación. La imagen muestra una de las puertas principales de ingreso al sitio (con su aspecto colonial típico) y a su derecha el hogar central del casco.

El comedor. Era una de las dependencias más distintivas de la casa y estaba situado en el sector medio sur de la edificación. La imagen muestra una de las puertas principales de ingreso al sitio (con su aspecto colonial típico) y a su derecha el hogar central del casco.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Vías de escape. En el sector sur del ala este de la estancia, aún está en pie la habitación donde se reservaban víveres. Debajo de ella hay un sótano que cuenta con tres túneles, construidos para eventuales huidas: uno conduce hacia el norte, otro al sureste (hacia el antiguo Camino Real) y el restante a la costa.

Vías de escape. En el sector sur del ala este de la estancia, aún está en pie la habitación donde se reservaban víveres. Debajo de ella hay un sótano que cuenta con tres túneles, construidos para eventuales huidas: uno conduce hacia el norte, otro al sureste (hacia el antiguo Camino Real) y el restante a la costa.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Sólo restos. La planta de la vieja estancia estaba dispuesta en forma de herradura. En la actualidad, del ala oeste queda este marco de puerta, que pertenecía a una de las habitaciones. También se mantiene el baño, ubicado al fondo del sector, pero la cocina y las otras piezas ya no existen.

Sólo restos. La planta de la vieja estancia estaba dispuesta en forma de herradura. En la actualidad, del ala oeste queda este marco de puerta, que pertenecía a una de las habitaciones. También se mantiene el baño, ubicado al fondo del sector, pero la cocina y las otras piezas ya no existen.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Hace 15 años. En 1999, al declararse como Patrimonio Provincial, la estancia todavía estaba en condiciones de ser recuperada como monumento histórico. En una imagen de ese año (foto) pueden apreciarse ambas alas, con sus entradas iguales, las tejas francesas del techo y los macetones de su fachada.

Hace 15 años. En 1999, al declararse como Patrimonio Provincial, la estancia todavía estaba en condiciones de ser recuperada como monumento histórico. En una imagen de ese año (foto) pueden apreciarse ambas alas, con sus entradas iguales, las tejas francesas del techo y los macetones de su fachada.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Un reflejo de la importancia y el valor histórico que la estancia Colastiné tuvo en la zona es la presencia de su imagen en el escudo de Arocena. Está junto a las figuras que representan a la actividad agrícola ganadera que marcó el desarrollo de esta localidad y a la Iglesia Nuestra Señora del Rosario, Santa Patrona del pueblo.

Un reflejo de la importancia y el valor histórico que la estancia Colastiné tuvo en la zona es la presencia de su imagen en el escudo de Arocena. Está junto a las figuras que representan a la actividad agrícola ganadera que marcó el desarrollo de esta localidad y a la Iglesia Nuestra Señora del Rosario, Santa Patrona del pueblo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Brigadier Estanislao López TEXTO: Fue gobernador de Santa Fe desde el año 1818 hasta su deceso en 1838. Se destacó como un gran caudillo en toda la provincia y el país, luchando por más de veinte años al frente de sus tropas como líder federal, prácticamente sin derrotas. Participó en las guerras civiles argentinas y realizó campañas militares para la Independencia.

Brigadier Estanislao López
 Fue gobernador de Santa Fe desde el año 1818 hasta su deceso en 1838. Se destacó como un gran caudillo en toda la provincia y el país, luchando por más de veinte años al frente de sus tropas como líder federal, prácticamente sin derrotas. Participó en las guerras civiles argentinas y realizó campañas militares para la Independencia.

2 Comentarios

  1. Andres Garcia Farquet dice:

    A quien hay que pedirle premio para poder conocer el lugar? Quiero sacar algunas fotos de lo que quede del edificio

  2. Andres Garcia Farquet dice:

    Como se puede visitar? A quien se le pide permiso para ingresar?

Deja un comentario