El primer almacén de ramos generales de San Jerónimo del Sauce

diciembre 28, 2015 | por Redacción Voces del Salado
El primer almacén de ramos generales de San Jerónimo del Sauce
Voces
1

Tomás Vigetti llegó con toda su familia a nuestro país en el año 1878, procedente de la localidad de Alessandría, situada en el Piemonte, norte de Italia. En 1880 se instaló en el distrito saucero y dos años más tarde dio comienzo al emprendimiento comercial que se haría famoso en toda la zona. 

 

 

 

 

Tomás Vigetti y su esposa Angela Bruno llegaron a nuestro país en 1878, procedentes de Alessandría, en el norte de Italia. Los acompañaban sus tres hijos y la madre de ella, Victoria Macagno. Se radicaron en la Colonia San Jerónimo (hoy San Jerónimo Norte), para ser más precisos en la casa de Salvador Macagno, hermano de Victoria. En el año 1880, los Vigetti se trasladaron a San Jerónimo del Sauce, donde residía el sacerdote Marino Macagno, que también era hermano de Victoria y atendía la Capilla de la Reducción. En 1882 la familia inició sus actividades comerciales abriendo las puertas de Casa Vigetti, el primer comercio de ramos generales de la zona, cuyas instalaciones estaban situadas en la esquina de San Jerónimo y Santa Rosa.

 

 

 

 

 

El local tenía planta baja y un primer piso, que originalmente estaba destinado al secado de los fideos de la fábrica que podría haber sido la primera en su tipo de la región, pero que nunca llegó a funcionar por el hundimiento del buque que transportaba las maquinarias desde Europa. Por tal motivo, la familia Vigetti  tuvo que cambiar de actividad y entonces decidió abrir un almacén de ramos generales, con bar, tienda, bazar, ferretería, semillería, despacho de combustibles y hasta una panadería, que fue la primera del pueblo. En ella, aclaran desde la Comuna de San Jerónimo del Sauce, se destacó la inolvidable figura de otro italiano, José Meriggi, que hacía gala de sus inigualables tortas negras…

 

En familia. Los Vigetti llegaron a tierra argentina en 1878 y se establecieron en donde hoy es San Jerónimo Norte. Dos años más tarde se radicaron en San Jerónimo del Sauce y abrieron este almacén de ramos generales, el primero de la zona. Funcionaba como bar, tienda, bazar, ferretería, semillería, despacho de combustibles y hasta como panadería. Por años fue el punto donde los colonos y vecinos consiguieron sus víveres.

En familia. Los Vigetti llegaron a tierra argentina en 1878 y se establecieron en donde hoy es San Jerónimo Norte. Dos años más tarde se radicaron en San Jerónimo del Sauce y abrieron este almacén de ramos generales, el primero de la zona. Funcionaba como bar, tienda, bazar, ferretería, semillería, despacho de combustibles y hasta como panadería. Por años fue el punto donde los colonos y vecinos consiguieron sus víveres.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Centro de abastecimiento

 

 

 

 

“El edificio, que fue la primera casa de alto de la localidad, mostraba un coqueto balcón en la ochava, cerrado con rejas de hierro forjado, el que había sido trabajado con singular maestría; de gran belleza estética y delicadeza, en una posterior refacción fue retirado y conservado en el patio interior de la casa de familia”, destacan sobre esta construcción. Luego agregan: “El sótano, cuya entrada estaba disimulada en el cuidado piso de madera, fue una inagotable fuente de inspiración para las fantasías de los más pequeños… en él se conservaban distintas mercancías, en especial bebidas, destacándose la presencia de los toneles característicos de aquella época”.

 

 

 

 

 

Por muchos años Casa Vigetti fue el centro donde se daban cita colonos y vecinos del lugar para abastecer todas sus necesidades. “Quizás parezca increíble, pero se podría decir que en ese sitio, ‘mágicamente’, los vecinos lograban cubrir todas las demandas”, añaden desde la Comuna. “Aquellos italianos sabían interpretar sabiamente los múltiples requerimientos de un pueblo incipiente, que encontraba en la oferta movilizadora de aquel comercio justo lo que necesitaba… algo propio de los pioneros, inmigrantes previsores que marcaron toda una época con sus peculiares connotaciones”, completan.

 

1-C-casa vigetti

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Otras funciones

 

 

 

 

El local supo funcionar también como corralón o depósito de arena. Hilario Casco o Eduardo Sejas conducían las denominadas “chatas cajón”, que eran los carros areneros con los que acarreaban dicho material desde Santo Tomé, para después poder distribuirlo en toda la región. “El viaje era toda una travesía; nunca emprendía el recorrido un carro solo, especialmente en la zona baja próxima al río, porque era un lugar propenso a los ataques; por eso llevaban armas y un acompañante”, cuentan desde la Comuna de San Jerónimo del Sauce.

 

 

 

 

El lugar hoy

 

 

 

 

“El cierre definitivo de Casa Vigetti se produjo en septiembre de 1972, dejando tras de sí, noventa años de trabajo, ilusiones, esfuerzo, servicio…y una innumerable clientela que hoy la recuerda con emoción y nostalgia”, señalan desde la comuna saucera. La propiedad pertenece actualmente al Colegio Religioso San Cayetano de la ciudad de Santa Fe. Es utilizada como base de los  campamentos de los alumnos del establecimiento educativo y misioneros.

 

 

Otra

Un comentario

  1. Muy buenos dias,soy bisnieto de TOMASSO VIGETTI Y DOÑA ANGELA BRUNO,valientes y incansables trabajadores.Agrego al articulo; tambien “TOMASSO” fue el primer presidente comunal de San Jeronimo del Sauce,organizaba los corsos de carnaval (di-vertido TOMASSO.
    El pueblo donde vivian(en Italia) es CASTELAZO BORMIDA,de ALESSANDRIA,PIAMONTE ITALIANO,distante de Genova 40klm.
    Muchas gracias TOMASSO y Sra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *