La región volvió a padecer la furia del agua

enero 9, 2017 | por Redacción Voces del Salado
La región volvió a padecer la furia del agua
Informe central
0

Nuevamente las condiciones climáticas imperantes afectar buena parte del territorio provincial, sobre todo el oeste y centro. Los departamentos La Capital y Las Colonias sufrieron precipitaciones que superaron los 300 milímetros en poco tiempo. Calles anegadas, desagües al límite y campos completamente inundados fueron las consecuencias de una pesadilla que vuelve a asustar a toda la región.

 

 

 

 

La postal recuerda lo sucedido a principios del 2016. Calles anegadas, árboles derrumbados, destrozos varios y campos hechos mares. Ese fue el resultado que dejaron las intensas precipitaciones que se registraron sobre finales de diciembre y los primeros días de enero de este nuevo año. El departamento Castellano fue uno de los distrito más afectados por el temporal, con localidades como Ramona y Rafaela como epicentro de la furia del clima. Sin embargo, buena parte del centro y el oeste del territorio provincial también padecieron las secuelas que dejaron volúmenes de agua que en ocasiones superaron los 300 milímetros. En Las Colonias y La Capital se vivieron casos alarmantes como el de San Carlos Sud, donde en tan sólo una semana hubo un acumulado de alrededor de 400 milímetros. “Estos volúmenes hicieron que los desagües de la localidad desborden y por ello mucha viviendas empezaron a tener posibilidad de ingreso de agua; asimismo algunos domicilios tuvieron filtraciones por la vertiente de las napas, las cloacas colapsaron y se produjeron deficiencias en su funcionamiento”, detalló el presidente comunal, Santiago Walker.

 

 

 

 

 

“Trabajamos para destapar todos los desagües pero la infraestructura hídrica de la zona no es la suficiente; para paliar esto, pusimos tres bombas extractoras en puntos estratégicos de la localidad pero la situación sigue siendo muy crítica”, confirmó el entrevistado sobre lo vivido hasta el día miércoles al mediodía. “Por su parte, las rutas también estuvieron complicadas: por un lado la 36-S que une San Carlos Sud con Matilde tuvo algunos tramos cortados por falta de desagües en todo ese trecho, al igual que la N° 6, de camino a Gessler”, especificó. “Sufrimos el excedente de agua que los campos no pudieron absorber y todo ese volumen termina dentro de la localidad; la infraestructura para evacuar el líquido que viene de esa zona rural está desactualizada y por ello suceden los problemas que son de público conocimiento”, aclaró Walker. “Pudimos hacer algunos trabajos en los campos que se ubican al este de la ruta 6, pero la parte más complicada es el oeste de la zona y eso nos genera preocupación”, consideró.

 

 

Inaccesible. Los más de 200 milímetros de agua caídos en estos días generó serios problemas en San Jerónimo Norte. El mayor coletazo fue vivido por el campo, donde las lluvias convirtieron a la zona rural en un verdadero charco intransitable.

Inaccesible. Los más de 200 milímetros de agua caídos en estos días generó serios problemas en San Jerónimo Norte. El mayor coletazo fue vivido por el campo, donde las lluvias convirtieron a la zona rural en un verdadero charco intransitable.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Al límite

 

 

 

 

En San Jerónimo Norte las lluvias caídas durante las primeras horas del miércoles superaron los 80 milímetros. Mientras que el total acumulado desde el primero de enero hasta mediados de esta´ultima semana alcanzaron los 147 milímetros. El presidente comunal de la localidad, Carlos Volpato, explicó que este volumen de agua “complicó la situación porque empezaron a colapsar todos los medios de defensa que existen y los drenajes naturales de la zona”. “Tuvimos agua por todas las calles del pueblo, incluso frente a la Comuna va de cordón a cordón, algo que no suele ocurrir; tuvimos en funcionamiento todos los mecanismos de protección establecidos y accionamos en conjunto con los Bomberos Voluntarios para entregar bolsas de arena y evitar el ingreso de líquido a algunas viviendas”, describió el titular comunal sobre lo sucedido el miércoles.

 

 

 

 

 

“Sumado a todo esto, trabajaron cuatro bombas de extracción (propiedad de la Comuna) para evacuar el agua hacia la zona más baja del distrito; además protegimos un barrio Fonavi que tenemos en el norte y que habitualmente sufre el ingreso de agua a los domicilios”, aseguró Volpato. “No hubo evacuados, pero estuvimos al límite”, afirmó el presidente comunal. En cuanto a los campos sanjeronimenses, Carlos Volpato señaló que su situación es “muy complicada”, puesto que “hay agua alojada en toda la zona sureste y lamentablemente esto va a generar pérdidas de cosechas y pastura esenciales para la producción”. “Sin lugar a dudas estas lluvias provocarán serias dificultades económicas para el sector”, sentenció el presidente comunal.

 

 

De punta a punta. Así se mostraba la intersección de calles Belgrano y Rivadavia durante las primeras horas de la mañana en San Carlos Sud. La enorme cantidad de agua precipitada complicó la transitabilidad de las rutas 6 y 36-S, ubicadas a un cuadra del punto antes mencionado.

De punta a punta. Así se mostraba la intersección de calles Belgrano y Rivadavia durante las primeras horas de la mañana en San Carlos Sud. La enorme cantidad de agua precipitada complicó la transitabilidad de las rutas 6 y 36-S, ubicadas a un cuadra del punto antes mencionado.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En San Carlos Centro

 

 

 

 

Complicaciones en los extremos

 

 

 

 

La situación en San Carlos Centro fue “complicada”. Así lo hizo saber el intendente de la nombrada ciudad, Jorge Placenzotti, quien detalló que “desde el último sábado a partir de las 6 de la mañana y hasta las 8 del martes llovieron alrededor de 268 milímetros, los que se sumaron a los últimos volúmenes de agua que teníamos previamente”. “En un sólo día cayeron 78 milímetros en 45 minutos y esta cantidad de líquido dificultó el normal escurrimiento del agua”, aseguró el titular del palacio municipal sancarlino.

 

 

 

 

En este sentido, aclaró que “no hemos tenido grandes problemas dentro de la ciudad, mas allá de dos o tres casas a las que les entró un poco de agua”. “Sin embargo, las arterias que estuvieron más complicadas fueron las del sur de la ciudad, en el límite con San Carlos Sud, donde hubo bastantes inconvenientes”, puntualizó. “Además tuvimos dificultades con toda el agua que viene de la zona rural que desemboca en calle Wüthrich, ubicada al norte del distrito”, describió Placenzotti. “En estos puntos trabajamos con bombas extractoras”, especificó el funcionario.

 

 

 

 

“Hemos regulado el tránsito del lugar durante los días de muchos anegamientos, para evitar que se hagan olas y no entre agua a las viviendas de la zona; además repartimos bolsas de arena en determinados sectores por si la situación se agravaba”, comentó después. “A todo esto, estamos trabajando en coordinación con la Red de Instituciones Sancarlinas, y ya les hemos manifestado nuestra total predisposición para que hagan sugerencias y nos digan las incertidumbres que tienen sobre toda esta inclemencia climática que viene complicada”, completó el intendente.

 

 

 

Desbordado. La continuidad de las precipitaciones sucedidas durante varios días provocaron que las aguas del arroyo Colastiné ingresen a la calzada de la autopista Sana Fe-Rosario, a la altura de Coronda. Por ello se cortó el paso al tránsito liviano entre la nombrada ciudad y Arocena.

Desbordado. La continuidad de las precipitaciones sucedidas durante varios días provocaron que las aguas del arroyo Colastiné ingresen a la calzada de la autopista Sana Fe-Rosario, a la altura de Coronda. Por ello se cortó el paso al tránsito liviano entre la nombrada ciudad y Arocena.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Zona urbana y rural anegadas en Matilde

 

 

 

 

Circular por Matilde no fue tarea fácil en estos últimos días como consecuencia de la abundante caída de agua. Entre el domingo y el lunes de esta semana llovieron alrededor de 35 milímetros, mientras que las intensas tormentas del martes sumaron otros 70 milímetros más, además de todo lo precipitado durante el día miércoles. “Estos números dejaron como resultaron los desagües trabajando a mil y calles con agua de bote a bote”, explicó el presidente comunal Oscar Rodríguez Dastugue a Voces del Salado. “Al agua que cayó en Matilde hay que sumarle toda la que viene de Colonia San Carlos por pendiente natural, y que terminamos recibiendo nosotros”, puntualizó el funcionario.

 

 

 

 

Al igual que lo detallado por el presidente comunal de San Carlos Sud, Rodríguez Dastugue ratificó los cortes que se produjeron sobre la ruta 36-S y la 6. “Por todos estos motivos estuvimos recorriendo cada rincón de la localidad, desobstruyendo todos los canales para que circule el agua ya que muchos estaban tapados con desechos y objetos que son arrojados por los propios vecinos”, lamentó el titular de la sede comunal. “Hasta ahora vamos bien, pero si no deja de llover las cosas no mejorarán”, acotó. “Si bien hubo calles anegadas, no tuvimos registro de viviendas con agua en su interior; sin embargo la peor parte se la llevaron los campos que están en dirección de Plaza Matilde, la verdad que son un mar”, especificó. “La zona del cementerio, que es un área baja, también estuvo muy cargada de agua”, señaló Oscar sobre la situación de Matilde.

 

 

 

Rebalsado. Matilde no sólo debió padecer la lluvia caída en el distrito, sino que sobre este distrito desembocó buena parte del agua que proviene de la zona oeste.

Rebalsado. Matilde no sólo debió padecer la lluvia caída en el distrito, sino que sobre este distrito desembocó buena parte del agua que proviene de la zona oeste.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Santo Tomé estable

 

 

 

 

En Santo Tomé la situación no fue preocupante, mas allá de las situaciones habituales que se viven como consecuencia de la periodicidad de las precipitaciones. Desde la Dirección de Comunicación Pública del la Municipalidad informaron a Voces del Salado que varias de las calles de tierras que existen en el distrito, sobre toda las atravesadas por avenida Riccheri y Roverano presentaron complicaciones. De acuerdo a lo explicado, esto se debe a que “estas arterias perdieron la capacidad de absorción a causa de las sucesivas lluvias caídas en los últimos días y por ello se deterioraron. Vale aclarar que a raíz del fenómeno climático, el servicio de recolección estuvo restringido en determinados sectores.

 

 

 

 

 

Por otro lado, comunicaron que si bien hubo calles anegadas, los problemas no fueron los mismos que sufrieron otras localidades de la zona. Sin embargo, los barrios más complicados con este fenómeno fueron Los Hornos y Adelina Oeste. Sobre la primera jurisdicción nombrada, aclararon que esto se debe “a los enormes volúmenes de agua que provienen de los campos ubicados en la zona del departamento Las Colonias”. En este sentido, se preocuparon por remarcar que para solucionar este cuestión en particular, existe el compromiso del gobierno provincial de construir un desagüe por calle San Martín que facilitaría el escurrimiento de agua en este sector y no permitiría su ingreso por el oeste de Santo Tomé. Sobre este tema, agregaron que las gestiones para concretar esta obra “están muy avanzadas”.

 

 

 

 

 

En tanto, aseguraron que si bien hubo algunos anegamiento “no fue necesario el trabajo intenso de las bombas, ya que el agua caída no fue mucha y el escurrimiento por pendiente natural fue suficiente para sanear la situación”. Un promedio estimativo del agua caída en esta ciudad se puede ejemplificar con lo sucedió el martes. Desde la madrugada de ese día y hasta las 8 habían caído unos 28 milímetros. Lo que sí genero algunos problemas fueron los árboles y ramas de gran porte que se desplomaron en distintos puntos, como el espécimen caído en la intersección de calles 9 de Julio e Iriondo, que fue removido rápidamente.

 

 

Campos en San Jerónimo Norte

Campos en San Jerónimo Norte

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Sauce Viejo estable

 

 

 

 

Desde que comenzaron las lluvias, la comisión comunal y las cuadrillas de trabajadores estuvieron recorriendo los barrios y asistiendo a los afectado por el temporal. Tal como explicaron desde el área de Comunicación sauceña, si bien hubo agua en todo el distrito y las cunetas estuvieron hasta su límite, hasta el momento no hubo evacuados y el ingreso y egreso de los barrios no presentaba dificultades. Al cierre de edición de este medio, se estaban coordinando las cuadrillas de la Epe para restablecer el servicio de energía que estaba cortado a raíz de cables afectados por las tormentas. Por su parte, el arroyo Los Padres se presentaba alto pero no lo suficiente como para cortar la circulación por la zona.

Deja un comentario