A pesar de los contratiempos, los corsos fueron una fiesta

marzo 3, 2017 | por Redacción Voces del Salado
A pesar de los contratiempos, los corsos fueron una fiesta
Informe central
0

Pese al mal tiempo imperante en la zona, que llevó a interrumpir la primera de las jornadas programadas y a suspender la segunda, los Carnavales Santotomesinos 2017 tuvieron una concurrida noche de cierre. El público de Santo Tomé dijo presente, tal como se puede observar en la mayoría de las imágenes que aquí mostramos.

 

 

 

 

La plaza Libertad y el parque Sarmiento de Santo Tomé fueron el epicentro de todo el ritmo, color y alegría de los Carnavales Santotomesinos 2017, la tradicional y popular fiesta de la ciudad. Y como cada año, los corsos locales volvieron a convocar a un número importante de familias, que le dieron un marco especial a esta clásica celebración santotomesina, que el municipio organiza junto a las murgas y comparsas de la ciudad. En este caso, los corsos tuvieron la particularidad de haber “estrenado” nuevo recorrido, el que se extendió por calle 25 de Mayo -desde Obispo Gelabert hasta Sarmiento- y Sarmiento, desde 25 de Mayo hasta Centenario. El escenario mayor fue ubicado en la intersección de Sarmiento y 25 de Mayo, en el costado oeste del emblemático edificio de la Escuela N° 15 Juan De Garay. La animación estuvo a cargo de Melisa Salari, Julio González y Sebastián Martina, quienes se encargaron de relatar el desarrollo de estos tradicionales festejos.

 

 

 

 

 

A lo largo de ese corsódromo callejero, que durante los días previos había generado cierta polémica y algunos comentarios en contra -fundamentalmente por el corte de calles en el casco céntrico-, los espectadores pudieron disfrutar de una verdadera fiesta popular. La misma tuvo como protagonistas excluyentes a las agrupaciones santotomesinas que contribuyen en la organización del evento y que son las que se detallan a continuación: Alas de Libertad, Camba Porá, Corazón de Samba, Estrella del Oeste, Ilusión Sabalera, La Locura como Estandarte, La Peña Murga Show, Los Payasos de Santo Tomé, O’Bahía, Pa’ i Sumé, Sekeira y Sol Naciente. Cada una de ellas tuvo la oportunidad de demostrar lo trabajado y ensayado a lo largo del año, al poner en escena la propuesta preparada especialmente para esta edición.

 

 

Coloridos y emblemáticos. Como ocurre desde hace muchos años, Los Payasos de Santo Tomé fueron protagonistas de las noches del carnaval santotomesino. La tradicional murga cuenta con más de 50 años de historia y en cada temporada hace vibrar al público con el sonido de sus redoblantes y bombos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Para la familia

 

 

 

 

Los carnavales se caracterizaron por la presencia mayoritaria de familias, las que acompañaron con entusiasmo el desarrollo de estas fiestas carnestolendas y se divirtieron al mejor estilo tradicional, con espuma y serpentinas. Es de suponer, que uno de los motivos por los que se alcanza este ambiente familiar es por la aplicación de la política vigente para espectáculos públicos, con control del cumplimiento de la ordenanza Nº 2.210 de 2000, que rige en la materia, estableciendo, entre otras cosas, la prohibición de la venta de bebidas alcohólicas al paso para ser consumidas en la vía pública. Sumado a ello, se dispuso un operativo de seguridad que incluyó la presencia de ambulancias y un puesto sanitario, además de un importante número de inspectores de Policía Municipal y agentes de la Policía de la Provincia de Santa Fe que estuvieron ubicados en todos los cortes de calle, boleterías y escenarios.

 

 

 

 

Vale la pena recordar que la lluvia obligó a suspender los corsos parte de la noche de la jornada del viernes 17 de febrero y la del sábado 18 por completo. Como en las últimas ediciones, el corsódromo estuvo íntegramente vallado a lo largo de toda su extensión, a fin de beneficiar el lucimiento del espectáculo y contribuir a una mayor comodidad del público y las agrupaciones que desfilaron. Además, con el mismo objetivo, se había efectuado un trabajo especial de fortalecimiento del alumbrado público y despeje del arbolado.

 

Belleza y sensualidad. Las chicas de Sekeira desplegaron todo su ritmo y sus dotes para los bailes carnavalescos a lo largo del corsódromo montado sobre calle 25 de Mayo. Sus movimientos y su simpatía sorprendieron al público.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Apoyo económico

 

 

 

 

A partir de una decisión política de la Municipalidad de Santo Tomé, adoptada desde hace ya varios años, los Carnavales Santotomesinos revisten carácter solidario. A raíz de ello, las agrupaciones participantes reciben en forma proporcional el 100% de las ganancias obtenidas durante las jornadas de festejos, además de atender los puestos de comidas habilitados en el predio. De este modo, las murgas, comparsas y batucadas locales tendrán la posibilidad de reinvertir los ingresos en la mejora de su vestuario, equipamiento y preparación.

 

 

Los más chicos también. Dicen que la pasión por el carnaval trasciende las edades y aquí se observa un claro ejemplo. Este pequeñín pertenece a la agrupación La Locura como Estandarte. Fue un protagonista “gigante” durante las dos noches de fiestas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El tema de la ubicación

 

 

 

 

“Cuando no estamos de acuerdo, lo planteamos: no compartimos la decisión del gobierno municipal de trasladar los corsos a las calles 25 de Mayo, Sarmiento, Centenario y Obispo Gelabert”, manifestó el edil justicialista Ángel Benjamín Piaggio, ex intendente de la ciudad, en escrito remitido a este medio. “Dichas arterias tienen un tránsito permanente de medios públicos y privados de transporte, concentran la actividad bancaria incluyendo la mayoría de los cajeros automáticos, ostentan una actividad comercial importante e inclusive registran la presencia del Comando Radioeléctrico”, agrega el edil.

 

 

 

 

“Pensamos que la ubicación anterior causaba menos inconvenientes al conjunto, sin dejar de considerar las molestias que pudiera ocasionar a los vecinos frentistas de esa traza”, completa sus conceptos Piaggio, haciendo referencia al denominado “Corsódromo de Calle Iriondo”, que estaba circunscripto a un tramo de dicha arteria, el que iba desde Almirante Brown hasta Avellaneda, o bien Sarmiento. Este trayecto había sido elegido hasta el año pasado, generando el lógico malestar de los residentes del sector.

 

 

 

Entre las destacadas. La Peña Murga Show fue una de las agrupaciones que sobresalió durante las noches de fiesta. Las calles santotomesinas se pintaron con su particular estilo porteño con toques del Litoral, ejecutando destrezas propias del circo criollo que dejaron boquiabierto a muchos.

 

 

 

 

 

De Santo Tomé al país. La Locura como Estandarte demostró sus cualidades murgueras en la ciudad que los vio nacer. La agrupación, que es convocada por distintas localidades de la zona, este verano alcanzó su proyección nacional. Hasta el 28 de febrero participarán de los Carnavales Porteños.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario