Comi Pini: un lugar para descubrir, contemplar y disfrutar

Abril 17, 2017 | por Redacción Voces del Salado
Comi Pini: un lugar para descubrir, contemplar y disfrutar
Informe central
1

Se trata de un punto estratégico del departamento San Jerónimo, al que asisten muchos turistas de la zona y de provincias limítrofes, como Córdoba y Entre Ríos. Sus costas tienen el atractivo característico del paisaje isleño, con el agregado de la posibilidad de una buena temporada de pesca.

 

 

 

En su recorrido por las rutas de la región, Voces del Salado ha encontrado muchas historias dignas para contar y mostrar. Algunas hablan de la vida y labor de referentes pueblerinos, o de personajes de ciudades que aún siguen latentes en la memoria colectiva de los pueblos. Otras reflejan el significado de sus monumentos, o de obras que resguardan el acervo cultural de las comunidades. Paralelamente, hay otros lugares que son poco conocidos, pero esconden bondades, cualidades, o secretos que sorprenden y que, a través de la labor periodística, pudimos descubrir y desentrañar.

 

 

 

 

 

Uno de estos sitios es Comi Pini, paraje costero que se encuentra en las cercanías del río Corondá, unos 9 kilómetros al sudeste de Arocena, localidad de la que depende administrativamente. Se trata de un punto estratégico del departamento San Jerónimo, al que asisten turistas de la zona y de otras provincias, como Córdoba y Entre Ríos, con el objetivo de disfrutar del río y adentrarse en las islas para pescar alguno de los especímenes que ofrecen estas aguas.
Surubíes, dorados, bogas y sábalos son algunos de los peces que pueden convertirse en el menú del día de los avezados pescadores que frecuentan la zona, o de los turistas que tienen suerte y pueden “convertir” el resultado de la pesca recreativa en unas buenas postas fritas, ricas, doradas y crujientes.

 

 

 

 

Incluso, algunos conocedores de la costa saben dónde hallar huevos de tortuga, opción que no apetece a todos los paladares, pero siempre se convierte en una oferta que genera curiosidad. Para los baqueanos de la zona, hallar este tipo de “tesoro culinario” tiene un profundo significado, tal cual lo manifestó Miguel Moyano, experimentado pescador y prestador de servicios turísticos que conoce Comi Pini como si fuera la palma de su mano.

 

 

 

Toda una postal. El sábado soleado del último fin de semana de marzo permitió tomar esta instantánea, que muestra el ingreso principal a Comi Pini, ubicado a la vera de la ruta 11, a unos 9 kilómetros al sur de Arocena. El ombú que se aprecia en la foto sostiene un cartel con el nombre de este tradicional paraje pesquero.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 
Riquezas y bondades

 

 

 

 

 

“Este paraje es muy especial para mí y para muchos de los vecinos que viven aquí. En la zona habrá unas 200 casas de fin de semana y unas 10 ó 12 cabañas dedicadas a la actividad turística, y la verdad trabajan muy bien”, explicó el guía pesquero. “Llegar hasta acá no es difícil, se toma el acceso principal que se encuentra sobre ruta 11, se avanza unos 6 ó 7 kilómetros hacia el este por el camino central del lugar y así se llega hasta la costa”, especificó luego. “Arocena es una localidad turística estratégica, con muchísimos recursos para poder explotar este rubro, sobre todo en lo relacionado a la pesca deportiva. Poseemos muchas riquezas y un caudal de bondades que está al alcance de todos… lástima que muchos no lo saben aprovechar”, expresó Moyano.

 

 

 

 

 
“Hace poco, terminamos la temporada fuerte y la verdad es que nos fue muy bien; normalmente en esta zona salen muchos dorados y taruchas, pero este año nos sorprendió la cantidad de surubíes que había, los que llegaban a tener 50 y hasta 70 kilos… fue impresionante”, enfatizó Miguel, sin dejar de remarcar que “hacía muchísimos años que no se daba una pesca así”. “Sinceramente, a muchos colegas de distintas partes del país les sorprendió la cantidad de pescado que salió este año, fue una barbaridad”, exclamó posteriormente. “En Comi Pini se puede hacer de todo: salir de excursión, sacar fotos, pasar el día en la costa, compartir las costumbres del lugar y comer unos pescados a las llamas; sin lugar a dudas la oferta es muy variada y en materia turística, este paraje tiene muchísimas cosas por descubrir”, resumió.

 

 

 

Bien tranquilos. Para aquellos que prefieren una estadía pasajera por el lugar, Comi Pini también permite la pesca desde la costa. La zona es ideal para pasar la tarde con la familia.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 
Particularidad

 

 

 

 

 

En los dos últimos censos nacionales, efectuados en 2001 y 2010, Comi Pini ofreció resultados muy peculiares. En el primero de ellos, se contabilizaron 161 habitantes, mientras que en el segundo sólo 12, representando un descenso del 92,5% en un período de aproximadamente diez años. La razón de la brusca disminución es que el último censo se realizó un día miércoles, mientras que la mayoría de la población se asienta los fines de semana.

 

 

 

Referente ribereño. Miguel Moyano demuestra lo que más sabe hacer: pescar. Tal como comentó a nuestro medio, este año la actividad se destacó por los enormes dorados que brindaron los ríos Corondá y Paraná. Su testimonio ha sido clave para conocer los secretos del lugar.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 
Lo que depara el río

 

 

 

 

Consultado sobre la continuidad de la temporada de pesca con la llegada de los tiempos fríos, Miguel Moyano explicó que con las primeras heladas se produce lo que se llama “la arribada del surubí”. “Esta especie comienza su viaje hacia la zona norte y entonces se dan unos quince o veinte días de muy buena pesca. Después viene la temporada baja y se trabaja con otros peces, puntualmente con amarillos, hasta aproximadamente el mes de junio”, agregó. “En julio nos salimos del río Corondá y empezamos a pescar más sobre el Paraná, ya que en esta época el agua en esta zona se pone más clara y permite un buen trabajo durante unos seis u ocho meses”, puntualizó luego.

 

 

 

 

 
“Nosotros abarcamos Toda la zona de Diamante, hasta Puerto Gaboto, utilizando distintos sectores internos del río y sus costados. Allí, realmente se da una pesca muy linda”, afirmó el lugareño. En cuanto a los estilos de pesca que utilizan en Comi Pini, Miguel indicó que se adaptan a las preferencias del vecino, sin importar la técnica que éste prefiera. “La gente la pasa muy bien aquí, y siempre le tratamos de asegurar un buen servicio. Incluso muchos extranjeros conocen el lugar y hasta ya tenemos confirmada la llegada de colombianos para el mes de julio”, adelantó. “También estamos preparando proyectos para trabajar con gente de afuera, una especie de paquete turístico para ofrecer en Sudamérica. De esta forma todos podrán aprovechar lo que brinda Comi Pini”, concluyó.

 

 

Parte del “decorado”. En la costa de Comi Pini se puede apreciar este muelle a medio hacer, construido por Miguel Moyano hace mucho tiempo. Según explicó, como la estructura quedaba cubierta de agua cuando crecía el río, por cuestiones de seguridad prefirió no terminarla y hoy ya forma parte del paisaje local. Además, sus postes guardan un secreto. “En los palitos metidos en el río siempre se refugian doraditos y con mi hijo más pequeño aprovechamos eso”, contó el avezado pescador.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 
Gastronomía, usos y costumbres

 

 

 

 

Huevos de tortuga, Toda una tradición familiar

 

 

 

 

 

En Comi Pini, como en muchos sitios de la zona costera, el hallazgo de huevos de tortuga esconde cierto simbolismo para los baqueanos del lugar. “Para quienes habitan la orilla del río, estos huevos reflejan Toda una cultura, ya que si tenés una familia y le llevás uno a tu hijo, es como si entrás a la mejor juguetería y le regalás el jueguete más deseado”, expresó Miguel Moyano sobre este tema. “Es una satisfacción muy grande, tanto para el padre como para el hijo, pero son cosas que sólo sabe valorar la gente de aquí”, agregó.

 

 

 

 

 
“La costa tiene eso, ese tipo de tradiciones tan particulares que pasan de generación en generación”, consideró luego.  “Son cosas muy simples que dan mucho placer, me llena de alegría ver a mi hijo y que comparta ese tipo de costumbres, sobre todo por la forma de comerlos”, continuó el pescador. Luego describió: “Ponés agua a calentar, y cuando rompe el hervor, dejás el huevo unos 5 minutos. Después lo sacás y esperás que se enfríe un poco… hacés un agujerito, le ponés sal y lo comés. Hasta en eso es algo especial”.
“Ese es un manjar del Comi Pini y tiene que ver con una cuestión muy representativa de la isla, que sólo los locales saben hacer. En cualquier momento, a cualquier hora y hasta de noche, el lugareño se da cuenta de dónde hay un nido con huevos de tortuga. Se distinguen algunos detalles específicos, muy especiales, como cuando vas caminando y ves una pequeña lomadita, fuera de lo común,… ahí es donde podés encontrar este tipo de alimento”, completó Moyano.

 

 

 

Fuerza de arranque. El tractor verde de Moyano es utilizado para introducir las lanchas al río y comenzar con las excursiones de pesca que los turistas disfrutan periódicamente. Pese a la caída de la noche, la máquina siempre está preparada para actuar.

Un comentario

  1. Oscar Hernández dice:

    En este lugar confluyen distintos matices naturales que pintan un panorama ideal para quien ama la naturaleza. Basta con armonizarse con el entorno e instantáneamente se siente ser parte de la flora, de la fauna de de su gente.
    Tierra noble de pescadores por excelencia con una rica historia de su población original. Cuna de Pepe Hernández, los Moraguez, Landa, Mosqueda, Benencia, Gobbo, Ochoa, Moyano, Vincent y más alla los Crotti y Benencia y cuántos otros legendarios personajes que alguien seguramente recordará. Hoy denominado Comi Pini en honor a una empresa inmobiliaria rosarina que se instalara en alguna oportunidad en la zona promoviendo loteos cuyo nombre original fue “Comi & Pini”.

Deja un comentario