Franck, una localidad comprometida con su medioambiente

Agosto 7, 2017 | por Redacción Voces del Salado
Franck, una localidad comprometida con su medioambiente
Informe central
0

Desde hace unos 20 años, este pueblo del departamento Las Colonias trabaja en la disposición de los residuos sólidos urbanos. La metodología consiste en efectuar una recolección diferencial a lo largo de la semana y trasladar esos residuos hacia Fima, el predio donde se tratan tanto los residuos orgánicos como los inorgánicos. Este emprendimiento aplica procesos de separación que permiten comercializar elementos desechados y, a la vez, cuidar el entorno donde viven los franckinos.

 

 

 

 

 

A partir de las visibles consecuencias generadas por los efectos del calentamiento global, las comunidades lentamente van tomando conciencia sobre la importancia que reviste el cuidado del medio ambiente. En Santa Fe, iniciativas como la denominada Basura Cero (reglamentada a través de la Ley N° 13.055) o la Ley del Árbol, la que declara al árbol de interés público y promueve la implantación de nuevos ejemplares tanto en ámbitos públicos como en privados (aún en debate), demuestran el interés que hay por preservar las condiciones naturales del territorio. Varias localidades de esta región saben lo esencial que es cuidar el medio donde habitan y por ello desarrollan un trabajo “verde” sumamente importante para resguardar nuestra tierra santafesina. una de ellas es Franck, la que desde hace 19 años trabaja con sus desechos y los trata a través del emprendimiento conocido como Fima (Franck Incorpora Medidas Ambientales).

 

 

 

 

 
Se trata de un predio ubicado en el oeste de la localidad, a un kilómetro y medio del centro urbano, en donde se aborda lo ambiental de manera integral. Así lo explicó a Voces del Salado, Luciana Ferreyra, responsable de Recursos Humanos de la Comuna local y voz autorizada para hablar sobre el tema. En este espacio existe un galpón de importantes dimensiones donde trabajan unas 15 personas en la separación de los distintos tipos de desechos recolectados durante la semana y su posterior acopio. Además, en el lugar también funciona el Vivero Comunal, donde se elaboran plantines de distintas especies de plantas y árboles, los que son nutridos a partir del compost generado con los desechos orgánicos. Gracias a la labor ejecutada en este lugar a lo largo de los años, sin lugar a dudas Franck ha logrado avances significativos en materia de gestión integral de residuos sólidos urbanos e industriales y se posiciona en esta materia en todo la provincia.

 

 

 

Instalaciones. Fima fue levantada en 2004, en un predio que se encuentra ubicado al oeste del pueblo, a un kilómetro y medio del casco central. Allí se tratan los desechos orgánicos e inorgánicos, está el Vivero Comunal y hasta funciona la máquina bloquera que elabora adoquines y bloques de hormigón.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 
Abordaje integral

 

 

 

 
“Este lugar nació hace 20 años como resultado de la búsqueda de una solución al problema de la basura en el pueblo, puesto que antes se utilizaban basurales a cielo abierto sin ningún tipo de tratamiento”, explicó la especialista en el tema. Gracias a este trabajo, hoy en Franck se lleva adelante una labor sumamente minuciosa en todo el territorio, que tiene como eje central la recolecciones diferenciada. “Los lunes, miércoles y viernes se recoge lo orgánico, mientras que los martes y jueves llega lo inorgánico”, precisó Ferreyra. “Esto último llega en el camión, la tolva lo vuelca en el espacio asignado y por medio de la cinta transportadora se va separando el plástico, el vidrio, cartones y papeles, tetrabrick y demás”, aclaró.

 

 

 

 
“Una vez diferenciados se hacen fardos y los comercializamos; mientras que aquellos desechos que no se pueden vender, se entierran en el relleno sanitario”, explicó Luciana Ferreyra. “Este lugar mencionado se realizó en una cava que quedó luego de que se extraiga la tierra para la construcción de la nueva Autovía 19; entonces la Comuna lo tomó con autorización y realizó un trabajo de impermeabilización en el lugar”, detalló después. “Este tipo de intervención ejecutada permite que los líquidos lixiviados que emanan de la basura no contaminen las napas y tengan una disposición adecuada”, aclaró.

 

 

 

 

 
“Actualmente seguimos con este proyecto y estamos en la última etapa, donde se arman unas celdas que en un futuro permitirán que cada tanda de basura volcada en el lugar quede tapada, para que ni siquiera la podamos ver; es todo un proceso que se ajusta a las exigencias medioambientales definidas por la provincia”, expresó la funcionaria. “Hoy tenemos un relleno sanitario organizado que respeta todas las condiciones que se nos piden; tenemos un galpón con todas las normas de seguridad en regla y con la capacidad de efectuar un tratamiento adecuado para que la basura tenga valor; y además hay un vivero en el predio, es por ello que decimos que Fima es un gran espacio de mejoras ambientales que aborda estos temas de manera integral”, apuntó Ferreyra para cerrar.

 

 

 

Tratamiento. A través de la cinta transportadora, el personal de Fima va separando los desechos que pueden comercializar de los que no sirven y tendrán su disposición final en el relleno sanitario. Los que tiene valor económico (plásticos, vidrios y cartones, entre otros) se enfardan y venden. En las instalaciones hay un sector dividido en boxes donde se almacenan los residuos enfardados, como los tetrabricks.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 
20 años de vida

 

 

 

 

 

La idea de comenzar a darle un correcto tratamiento a la basura generada en Franck comenzó hace casi dos décadas atrás, puntualmente en 1998. En ese año surgió la inquietud del presidente comunal Oscar Ritter (actualmente al frente de la gestión) sobre cómo mejorar la disposición final de los residuos sólidos urbanos que en ese momento estaban siendo dispuestos a cielo abierto. A partir de este interés, dos años más tarde se conformó un equipo de trabajo de Medio Ambiente que tuvo a su cargo la tarea de investigar qué método de tratamiento de desechos era más conveniente. Además asumió la responsabilidad de diseñar los pasos necesarios para salir del tipo de disposición que se tenía en ese momento. Ya en 2001, se empezó a realizar una campaña de concientización sobre el tema en las instituciones escolares y los distintos medios periodísticos, junto a alumnos de séptimo grado que se encargaron de distribuir folletos sobre los beneficios de este tipo de políticas. Esto dio lugar a la concreción de una prueba piloto en 200 viviendas franckinas, las que comenzaron a realizar separación en origen de residuos orgánicos e inorgánicos.

 

 

 

 

 

 
Ya con este proyecto en marcha, en 2004 dio inicio la construcción de la Planta de Tratamiento que posteriormente pasaría a denominarse Fima, la que fue realizada en diferentes etapas en conjunto a la constitución del Vivero Comunal en el mismo predio. Al año siguiente, el trabajo de recolección diferenciada de residuos se extendió a todos los hogares de la localidad y, además, el citado emprendimiento arrancó con los trabajos de separación, acopio y venta del material reciclable. Luego, en 2007, se inauguró oficialmente la Planta de Tratamiento, donde se trabajaba sobre tablones de manera precaria y el recupero era muy escueto. Sin embargo, el espacio era el adecuado para desarrollar esta tarea. Cabe aclarar que, desde el principio, el lugar contó con las medidas de seguridad necesarias, tanto contra incendios como eléctricas, lo que indudablemente redundó en la ejecución correcta y segura de la labor.

 

 

 

 

 
En 2009 se compró una cava lindera al predio donde se encuentra la planta, para ser utilizada como basural. La determinación fue a raíz de que en ese momento todo se tiraba sin control en algunas zonas del predio. Un año más tarde, se incorporó la cinta transportadora que todavía hoy sigue trabajando, con el objetivo de mejorar el proceso de selección manual de residuos inorgánicos. Finalmente, en 2011, se acondicionó la cava adquirida con bentonita para poder convertirla en relleno sanitario, ajustándose a todos los requisitos exigidos por el Ministerio de Medio Ambiente de la provincia de Santa Fe.

 

 

Tecnología. En el predio hay diferentes máquinas destinadas al tratamiento de la basura. una de ellas es la que se observa en la imagen, una compactadora con la que se hacen los fardos de distintos tipos de desechos comerciales.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 
Futuro inmediato

 

 

 

 

Consultado sobre proyectos a futuro a desarrollar en Fima, Luciana Ferreyra explicó que luego de cumplir con los trabajos exigidos en el relleno sanitario, el Ministerio de Medio Ambiente habilitará dicho espacio para recibir residuos industriales. Esto permitirá que la Comuna expida los certificados correspondientes a las empresas, para que éstas cumplan con los requisitos necesarios en cuanto a la disposición final de sus residuos y estén habilitadas para exportar sus productos.

 

 

 

 

 
“Cuando una fábrica elabora productos, los mismos generan diferentes tipos de desechos; por eso la idea es poder ser el receptor de esos residuos especiales generados por las empresas de la zona y darle un correcto tratamiento, ya que no se deberían enterrar como cualquier cosa”, especificó. También hay un proyecto para disponer aceites vegetales, una iniciativa que se incorporaría en lo inmediato. “A veces ese tipo de residuo llega en botellas o frascos, y cuando se los trata a veces se rompen y dañan las máquinas, por eso estamos trabajando para abordarlos como se debe”, adelantó.

 

 

 

 

 
“Otra idea en lo inmediato es volver a trabajar con los chicos en las escuelas porque siempre hay gente que no termina de entender la cuestión medioambiental, entonces apuntamos a generar conciencia en los alumnos porque ellos luego transmiten ese conocimiento en sus hogares; lo trabajamos con un doble sentido, por un lado que ellos aprendan, y por otro para que llegue a sus casas de manera más rápida y efectiva”, concluyó.

 

 

 

Paso a paso. En Franck los lunes, miércoles y viernes se recolectan los residuos orgánicos, mientras que los martes y jueves se retiran los inorgánicos. una vez cargado, el camión responsable de esta tarea se dirige a Fima, donde vuelca todo en un espacio designado para esto y luego comienza la separación.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 
Cantidades

 

 

 

 

 

En el presente Franck genera por semana 30.000 kilogramos de residuos orgánicos, 22.500 de inorgánicos y 20.000 de desechos verdes, alcanzando en promedio de 1,25 kilos de residuos producidos por persona, por día.

Deja un comentario