“Echa raíces” el Plan de Forestación de Santo Tomé

noviembre 13, 2017 | por Redacción Voces del Salado
“Echa raíces” el Plan de Forestación de Santo Tomé
Informe central
0

La Municipalidad de la ciudad culminó con los trabajos previstos para este 2017 y se plantaron unos 500 árboles. La colocación de las especies se definió a partir de un relevamiento realizado en distintas zonas como plazas, espacios públicos y sectores cuyo arbolado fue afectado por tormentas y otras fallas. Piden la colaboración de los vecinos para el mantenimiento de los ejemplares recientemente instalados y los ya existentes.

 

 

 

 

 

Desde hace varios años, la Municipalidad de Santo Tomé desarrolla una sostenida política de Arbolado Público, la que se ha mantenido a lo largo del tiempo e incluso supo incrementarse en determinados momentos. Entre el invierno y la primavera, usualmente se lleva adelante la plantación de numerosas especies en diversos puntos de la localidad, con el objetivo de reforzar el paisaje santotomesino y, a la vez, contar con los beneficios que brinda una densa masa forestal. En 2011 se plantaron más de 400 ejemplares; en 2014 fueron 450 y en el 2016 se llegó a los 1.000, por mencionar algunos de los años donde mayor cantidad de árboles se colocaron. En este 2017 el Plan Anual de Forestación se ejecutó con intensidad y ya cumplió con su meta: incorporar otros 500 árboles en los espacios públicos y veredas del distrito. Las zonas favorecidas incluyeron sectores de las calles República de Chile, Solís, Avenida del Trabajo, avenida Luján, 7 de Marzo, 25 de Mayo, Mitre, Almirante Brown, Moreno y Sarmiento, entre otras.

 

 

 

 

 

También formaron parte del Plan las plazoletas La Paz y San Francisco de Asís, el paseo de la costanera, el camping municipal, los espacios verdes aledaños a las casas bomba Nº 2 y Nº 3 y el parque Sarmiento, donde se repusieron robles. Al mismo tiempo se efectuó la donación de ejemplares a instituciones escolares, clubes y vecinos que previamente solicitaron dicha colaboración. Asimismo se repusieron o reemplazaron aquellos árboles afectados por tormentas y distintos tipos de fallas. Algunas de las especies sumadas son Fresnos, Falsa Caoba, Crespón, Jacarandá, Ibirá-Pitá, Lapacho Rosado, Lapacho Amarillo, Acer Negundo, Roble Europeo, Calistemo (conocido como Limpia Tubo), Ceibo, Timbó y Liquidambar. Sobre las tareas concretadas, María Marta Durelli, directora de Gestión Ambiental a cargo de la Oficina de Arbolado Público y Áreas Naturales, remarcó que forestar la ciudad “es un deber que tiene la Municipalidad”. “Realizar esta tarea demanda un estudio profundo que lleva a cabo el personal de la nombrada oficina, para determinar los lugares donde se requieren ejemplares”, sostuvo la funcionaria.

 

 

 

 

Bondades. 500 nuevos árboles fueron plantados en distintos sectores de la ciudad, como por ejemplo en las cercanías de calle Avenida del Trabajo (foto). Las nuevas especies aportarán muchos beneficios a la ciudad, como sombra y oxígeno.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Definir perfiles

 

 

 

 

Durelli aclaró que la plantación de las especies autóctonas se define de acuerdo a las características de cada sector y al perfil que se le pretende dar. “Tras el relevamiento realizado y las solicitudes de algunos vecinos que nos piden árboles, se realiza una última evaluación que implica las dimensiones del lugar, veredas, la altura del tendido eléctrico y la distancia del eje del árbol al frente del domicilio, entre otras cosas, para finalmente determinar la especie indicada”, precisó la directora de Gestión Ambiental. En otro tramo del diálogo con este medio, hizo hincapié en los lugares donde se instalaron ejemplares. “Por ejemplo en las avenidas 7 de Marzo y Luján se intentaron preservar los famosos lapachos, los que generan un paisaje muy característico de Santo Tomé, sobre todo en esta época que florecen”, expresó.

 

 

 

 

“En el caso de calle Mitre, donde se terminó el nuevo pavimento desde La Rioja hacia el sur, quisimos armar un nuevo y pintoresco corredor verde; por eso pusimos varios lapachos amarillos, los que convertirán al lugar en un espacio muy atractivo”, ejemplificó. En tanto, en 25 de Mayo se plantaron especies mucho más chicas para ahorrar espacio, favorecer la circulación del peatón y embellecer el sector. “En esta arteria se pusieron crespones, que son árboles muy nobles porque no crecen tanto; son ideales para espacios reducidos y también brindan mucho color”, consideró María Marta Durelli.
Sobre la adquisición de estas 500 especies, explicó que desde el año pasado se está trabajando muy bien con el Vivero Municipal de Coronda. “Tienen árboles de muy buena calidad y una gran variedad, es por ello que los hemos conseguido allí”, aclaró. Además recordó que en el marco del programa “Para cada santafesino un árbol”, el gobierno provincial otorgó una ayuda económica de 40 mil pesos para comprar más especies. “Obviamente la Municipalidad tuvo que justificar los gastos y presentar un croquis que muestra los puntos donde se plantaron los ejemplares adquiridos con esos fondos”, finalizó la responsable del área de Gestión Ambiental.

 

 

 

 

Embellecimiento. Sobre las veredas del sector de calle Mitre que cuenta con su nuevo pavimento, se colocaron lapachos amarillos con el objetivo de convertir al lugar en un pintoresco corredor de Santo Tomé.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Generar conciencia para cuidar

 

 

 

 

 

Si bien María Marta Durelli destacó el apoyo que reciben de parte de los vecinos en esta clase de políticas, solicitó una mayor colaboración en las medidas implementadas, sobre todo para cuidar y mantener los árboles plantados. “Es un punto que siempre recalcamos año a año, porque evidentemente todavía la gente no toma conciencia sobre la función que cumple el árbol en el ambiente, principalmente durante los meses de verano”, expresó. “el arbolado genera sombra en la ciudad y por ende disminuye la temperatura ambiente de nuestras veredas; además da hábitat a otras especies vivas y absorbe el dióxido de carbono y devuelve oxígeno, por eso es importante que la gente colabore más”, especificó.

 

 

 

 

 

“Siempre hay vecinos que no están de acuerdo con la colocación de árboles, incluso muchos rompen los tutores o sacan los ejemplares, un accionar que es lamentable y no podemos pasar por alto”, afirmó. “Remarcamos esto porque sin la colaboración de los ciudadanos las tareas se vuelven más difíciles; el Estado tiene la función de mantener el arbolado y efectivamente lo hace, pero todo sería mejor si el propio vecino se compromete en el cuidado de las especies”, aseguró para cerrar.

 

 

 

Continuidad. el Plan de Forestación se ha convertido en una política que se desarrolla año a año en Santo Tomé. En la imagen se observan los trabajos efectuados en 2016, cuando se plantaron unos mil árboles.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Cerca de 30 mil árboles

 

 

 

 

 

En un relevamiento-diagnóstico efectuado por la Municipalidad entre los meses de mayo de 2014 y septiembre de 2015, realizado sobre 13 de las 21 vecinales existentes en Santo Tomé, se contabilizaron un total de 13.901 árboles distribuidos entre estas jurisdicciones. Según estimaciones surgidas a partir de estos guarismos, en la ciudad ese número podría ascender al doble si se suman las vecinales no censadas, sobre todo por la cantidad de especies existentes en la zona de las Adelinas, un amplio distrito del sur que se caracteriza por su importante masa forestal. Los datos fueron aportados por la Dirección de Gestión Ambiental del municipio.

Deja un comentario