Don Rosendo Tejeda: el hombre que vive en la memoria de todos

mayo 14, 2018 | por Redacción Voces del Salado
Don Rosendo Tejeda: el hombre que vive en la memoria de todos
Voces
0

Fue el propietario de la Parrilla de Don Rosendo, un popular punto de encuentro de Sauce Viejo que desde hace años se caracteriza por sus exquisitos asados. en 1989, llegó al pueblo y abrió las puertas de este lugar que con el tiempo se convirtió en un reconocido comedor al que asistieron grandes figuras populares. Nos dejó el pasado 16 de abril, a pocos días de cumplir sus 82 años.

 

 

MIRIAM MARSÓ

 

 

El último 16 de abril, el cielo lloró la pérdida de un reconocido y querido personaje de Sauce Viejo. de manera casi sorpresiva, Don Claudio Rosendo Gregorio Tejeda emprendió vuelo en horas de la mañana, en un viaje sin despedida. Omar, su hijo, impulsor y amante de la cultura, intentará seguir sus huellas con un legado colmado de buenos ejemplos y sentimientos puros. Y ésta es en una semana muy especial, puesto que el pasado miércoles 9 de mayo, su padre habría cumplido los 82 años. Sus abuelos paternos fueron Miguel Tejeda y María Abreu, quienes se desempeñaron como trabajadores rurales. Doña Rita Antonín fue la madre de Omar y esposa de Claudio. En este 2018, sus padres habrían cumplido 60 años de casados. Fue en el año 1989 cuando Don Rosendo y su familia llegaron a Sauce Viejo y abrieron “la parrilla”, un lugar que en realidad ya existía desde hace varios años pero que estaba a cargo de “el Negro” Fernández. Si bien el sitio tenía mucho éxito, por motivos personales tuvo que venderlo. Don Rosendo era muy amigo de “Paco” Fernández, quien le aconsejó que comprara el local. de esta forma, el 18 de febrero abrió sus puertas la Parrilla de Don Rosendo.

 

 

 

 

Hablar de Don Rosendo era imaginar el aroma de un buen asado, con el sonido de la música folclórica que acompaña el paisaje litoral. Fue un hombre que con su particular personalidad, su humildad y alegría, llegó a ser lo que siempre quiso ser. Era amigo de todo el mundo. Todo aquel que quería probar el mejor asado criollo, se acercaba al local ubicado a la vera de la Ruta Nacional Nº 11, frente a la vieja estación de trenes. Ahí te esperaba cada día, siempre al lado de su asador o en la vereda que formaba parte de la geografía del antiguo Sauce Viejo. Diferentes personalidades -artistas, políticos, médicos y deportistas, entre otros- han llegado al pueblo exclusivamente a saborear la calidad de su carne asada. en este Templo del Folclore Santafesino -como se le dice al lugar-, arribaron figuras de la talla de Orlando Vera Cruz, Miguel Ángel Morelli, los hermanos Qüesta, Ramón Ayala, Raúl Palma, Lele Lovato, Efraín Colombo, el ex gobernador Jorge Obeid, el diputado Jorge Henn, Oscar “Cachi” Martínez, Carlos Caballero Martín, Horacio Rosatti y hasta los Midachi, entre tantos otros.

 

 

A su salud. Don Claudio Rosendo Gregorio Tejeda (derecha) nos dejó el último 16 de abril. Aquí se lo ve junto a su amigo, Cuty Carabajal. la Cámara de Diputados declaró de Interés la trayectoria Urbana de Don Rosendo (2016) y a la peña Folclórica concretada el 15 de mayo de ese mismo año. en 2017, la Comuna de Sauce Viejo declaró de Interés Comunal a la Fiesta de Don Rosendo, y el gobierno de Santa Fe declaró de Interés Turístico el cumpleaños de este personaje.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Un hombre inolvidable

 

 

 

Hoy, a pesar del paso del tiempo, ese emblemático lugar donde se hicieron tantos asados a la leña, conserva su tradicional fachada y las costumbres lugareñas. Aún sigue siendo ese espacio sencillo y exclusivo, como siempre lo quiso su fundador. Era un hombre gaucho y bien paisano, con <IC>hobbies<XC> como las carreras de caballo y el truco. Tenía frases celebres o “dichos”, como “el día que yo muera, habrá duelo en los boliches”; “conversemé que soy del campo”; o “si no hablas, no pasas la noche”. Le gustaba poner sobrenombres a los amigos y hacer bromas. Don Rosendo era una personalidad de la localidad. Incluso solía decir: “Si no conocen a Don Rosendo, no conocen Sauce Viejo”. Hoy, seguramente disfrutará del buen folclore en el cielo, con sus amigos José María “Pepe” Vázquez, Horacio Guarany y “el Gato” Fernández, otro gaucho de estas tierras.

 

 

 

 

Indudablemente, el folclore seguirá sonando cada 9 de mayo en la localidad, en honor a este personaje que con su tradicional parrilla y sus famosas peñas folclóricas, logró que Sauce Viejo trascendiera las fronteras. Por estos motivos, cada individuo que pasó por la Parrilla de Don Rosendo lleva consigo el recuerdo de este hombre de bien, que supo valorar lo nuestro y dejar huellas muy profundas en los corazones de todos. Porque en su “refugio cultural de poetas y cantores populares” pasaron grandes artistas que pisaron escenarios importantes. Sin embargo y pese a sus historiales folclóricos, no dudaron en acercarse con humildad a este sitio histórico que les abría sus puertas con entusiasmo y cariño. Quizás Don Rosendo ya cumplió su paso por la Tierra, ya sembró y cosechó, amó y fue amado. Pero lo más importante es que logró conformar una gran familia, de esas tradicionales, las de antaño, con valores que para algunos se han ido perdiendo con los años. No obstante, consiguió demostrar que el respeto y las buenas costumbres, no se pierden con el tiempo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Una copa bien en alto

 

 

 

Es muy triste no verlo sentado en la mesa de siempre, tomando mates con su esposa Rita y su hijo Omar, aguardando a los clientes que buscaban refugio en esta parrilla que continuará su curso sin él, haciéndole honor a su nombre. el lugar seguirá adelante, pese a lo difícil de su ausencia, brindando el mejor asado de la región y los momentos más agradables. Es imposible abreviar tantos sentimientos en palabras, pero nos quedamos con los recuerdos, los mejores, aquellos que han hecho historia en nuestro pueblo. Una parrilla con nombre propio y que resuena en la memoria de aquellos que hemos querido a este hombre especial, que brindara tanto de sí y legara aún más. Con la tristeza propia de sentir su ausencia, este 9 de mayo seguramente Don Rosendo también ha elevado una copa allá a la distancia, para mitigar nuestro dolor. Y el cielo estará de fiesta, porque allá se encuentra una parte de la Parrilla Don Rosendo.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *