Cuidemos nuestros montes

mayo 21, 2018 | por Redacción Voces del Salado
Cuidemos nuestros montes
Voces
0

Con las últimas lluvias caídas en nuestro territorio, muchas familias que habían sido afectadas constantemente por inundaciones, han vuelto a padecerlas, a pesar de que se realizaron obras para mitigar los estragos del agua. ¿Qué hicimos para que haya variado tanto el régimen promedio de precipitaciones y suceda esto? Mucha influencia ha tenido la deforestación y la destrucción de los bosques nativos, de los montes.

 

 

 

 

Durante las últimas semanas, toda nuestra región se vio afectada por fuertes lluvias y granizo, con el agravante de venir de una extensa sequía que comprometió gran parte de la producción agrícola de la provincia. Muchas familias que habían sido afectadas constantemente por inundaciones, han vuelto a padecerlas, a pesar de que se realizaron obras para mitigar los estragos del agua y sobre todo para canalizar las grandes crecidas como consecuencia de las precipitaciones. El hombre ha construido sus viviendas en lugares que eran lagunas o cursos de agua pequeños, y hasta ha tapado humedales con la intención de altear terrenos.

 

 

 

 

La pregunta es: ¿qué hicimos para que haya variado tanto el régimen promedio de precipitaciones? Mucha influencia en esto ha tenido la deforestación y la destrucción de los bosques nativos, de los montes. Ellos desempeñan una función social relevante, tanto como fuente de recursos naturales como por ser proveedores de múltiples servicios ambientales, entre ellos, de protección del suelo y del ciclo hidrológico; de fijación del carbono atmosférico; de depósito de la diversidad biológica y como elementos fundamentales del paisaje. Toda la sociedad se beneficia de estos recursos y debería obligar a la administración pública a crear programas tendientes a restablecerlos con una adecuada reforestación, según cada caso en particular.

 

Virtudes. La abogada Carmen Urquijo sostiene que los bosques nativos desempeñan una función social relevante, tanto como fuente de recursos naturales como por ser proveedores de múltiples servicios ambientales, entre ellos, de protección del suelo y del ciclo hidrológico.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Generar conciencia

 

 

 

 

Cuando uno recorre la costa del río Coronda, disfruta de un hermoso paisaje… Pero esa vista no es la misma de la que hablan los pobladores de vieja data. Los más antiguos cuentan relatos del paseo costero con una descripción distinta, una costa con extensos arenales coronada por una tupida tiara de sauces. Es evidente que la mano del hombre dejó su huella. Los árboles sobre la costa en los arenales cumplían una función específica: evitar la erosión del suelo. Actualmente, se ven sauces en la costa, pero no la cantidad de la que hablan los abuelos. Hoy en día, se está tratando que la protección del medio ambiente sea una política de Estado. Aunque lo que más importa es la conciencia que cada ciudadano tome ante esta problemática. En Argentina, tiene protección constitucional el derecho a que todos los ciudadanos vivamos en un ambiente sano y equilibrado, estableciendo la obligación de garantizar este derecho para las generaciones venideras. La Ley Nacional Nº 26.331 establece los presupuestos mínimos de conservación y protección de los bosques nativos.

 

 

 

 

Esta misma normativa obliga a las provincias a establecer dentro de sus territorios ordenamientos que regulen sus propios bosques nativos. La provincia de Santa Fe se encuentra adherida a esta Ley nacional. Además, en nuestro territorio existen otras leyes como la de conservación y manejo de los suelos (Ley Nº 10.552). En la provincia, también existen programas impulsados desde el Ministerio de Medio Ambiente, tendientes a concientizar y a estimular la reforestación de especies autóctonas de cada zona. El objeto está dirigido a incrementar el número de árboles en espacios públicos y fomentar su cuidado y concientización de la problemática mediante charlas informativas. Todas las situaciones se pueden revertir si la sociedad es consciente del daño que le causamos a nuestro planeta. Con pequeñas acciones individuales que sumen al bienestar de todos, se pueden alcanzar resultados que beneficien al todo. Cuidemos nuestros árboles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *